Home > Blog LED > ¿Por qué no se implanta la tecnología LED en los faros de los vehículos nuevos?

¿Por qué no se implanta la tecnología LED en los faros de los vehículos nuevos?

Desde hace unos cuantos años se está investigando activamente los diodos emisores de luz (LED) para su aplicación en la iluminación principal de los automóviles, es decir, en los faros. El primer coche del mercado en incorporarlos de fábrica fue el Lexus LS 600h presentado en el año 2007. En este caso, Lexus sólo utilizaba los LED para la luz de cruce y posición de los faros, dejando los halógenos normales para las largas y los intermitentes. El primer fabricante que utilizó los LED en todas las luces delanteras fue Audi con su R8 en el año 2008. Más adelante otros fabricantes seguirían el mismo camino incorporando a algunos de sus modelos este tipo de tecnología lumínica en los faros. Hasta el momento sólo hay uno que destaque, y es lo último en Iluminación para vehículos: Opel LED Matrix.

Sin embargo son todavía pocos los modelos que hoy en día disponen de este tipo de luces, y la gran mayoría pertenecen a gamas de lujo. Cuando vemos que las marcas empiezan a incorporar este tipo de productos en sus mejores modelos, es fácil pensar que este tipo de alumbrado es superior a cualquier otro existente. Existe cierta controversia entre los defensores de los faros HID y los defensores de los faros LED, pero lo cierto es que en un futuro próximo, la evolución lógica del alumbrado de vehículos apunta hacia la tecnología de los diodos.

La verdad es que los faros LED ofrecen mejoras sustanciales respecto a cualquier otro tipo de alumbrado que exista actualmente en el mercado:

  • Tienen la misma o mayor intensidad que los faros de descarga de gas.
  • Ofrecen un menor consumo.
  • Mantienen la intensidad estable durante toda su vida útil.
  • Se puede dirigir el haz de luz de manera más sencilla.
  • Ofrecen una mayor flexibilidad a la hora de diseñar los faros.

Entonces, si son tan buenos ¿por qué tardan tanto en instalarlos en los vehículos actuales?. Llevamos ya unos cuantos años viéndolos en algunos modelos, sin embargo parece que la tecnología no acaba de implantarse en el mercado. El motivo como siempre está en los costes, al ser una aplicación de la tecnología LED relativamente moderna, necesita una evolución importante para conseguir abaratar los costes de fabricación. Además no es oro todo lo que reluce en cuanto a este sistema, existen una serie de inconvenientes o problemas que dificultan que este tipo de iluminación acabe por implantarse definitivamente en el mercado.

Desventajas de las luces LED en los coches

A pesar de que la mayoría de la gente piensa que los LED son dispositivos de iluminación fríos, la verdad es que no es exactamente así. Es cierto que los LED emiten luz fría, pero esto sólo significa que apenas producen radiación infrarroja durante la iluminación. Gracias a su alta eficiencia, el 20% de la energía aplicada a un LED se transforma en luz (en comparación, una bombilla normal solo consigue transformar un 5%), pero la energía restante genera calor dentro del chip semiconductor.

En diodos pequeños como los que se usan en la electrónica de consumo el calor generado es menor y nos hace pensar que nos encontramos ante un emisor frío. Sin embargo en diodos más potentes como los que se necesitan para los coches la temperatura alcanzada es mucho mayor, creando un problema de refrigeración importante que además se encuentra en la parte trasera del faro. Esto obliga a los fabricantes a incluir costosos sistemas de refrigeración para poder enfriar los LED. Hay que decir que los LED son luces muy eficientes y estables, pero cuando alcanzan el máximo de temperatura permitida su vida útil se puede ver muy afectada y en el peor de los casos terminar destruido.

Otro problema que tienen los faros LED es que en caso de nevada no generan calor en la parte delantera del faro para poder derretir la nieve e iniciar el viaje. Una posible solución es incluir unos lavafaros a presión o incluso hacer recircular por el frontal del faro el calor emitido por los chips semiconductores de los diodos.

Es posible que los LED sean el futuro de la iluminación en el mundo del automóvil, pero el tiempo de evolución que llevan para conseguir su implantación definitiva está siendo largo y tedioso, aunque como vemos, los problemas térmicos suponen una barrera importante en su avance. Es de suponer que las ventajas de consumo ayudarán a incluirlos en los vehículos eléctricos como una solución más para aumentar su autonomía. Esperemos entonces que gracias al aumento de la demanda se acelere su evolución y pronto podamos verlos en la mayoría de vehículos y marcas del mercado, aunque sea sólo como una opción.

La fuente de esta entrada es Motorpasion y ha sido publicada por LEDpassion

About Ignacio Santiago

Consultor SEO y experto en Marketing Online, con un gran afán por bloggear de todos los temas que se pongan por medio.

Check Also

LED Freerunning por las calles de Bangkok

LED Freerunning por las calles de Bangkok

Jason Paul, Wood Shaun, y Anan Anwarson son tres freerunners de diferentes partes del mundo: …

2 comments

  1. interesante articulo, al final se impondran

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*